Continúa la incoherencia estratégica: la política de EE. UU. hacia Siria bajo Biden

La determinación de Estados Unidos de reducir fuerzas en el Medio Oriente, que caracterizó a las administraciones Obama, Trump y ahora a la administración Biden, parece que probablemente impedirá el desarrollo de cualquier estrategia coherente.

Joe Biden Foto: Carlos Fyfe Casa Blanca vía Flicr Dominio Público

19 JUN. 2021 — El 27 de mayo de 2021, la Administración estadounidense decidió no extender la exención de sanciones a la compañía petrolera estadounidense Delta Crescent, relacionada con las actividades de la firma en el noreste de Siria. La exención, emitida en diciembre de 2020, había permitido a la compañía comercializar petróleo extraído allí, en el área del país controlada por las Fuerzas Democráticas Sirias, respaldadas por Estados Unidos y lideradas por los kurdos.

La exención había sido iniciada por la Administración Trump. La decisión de no renovarla parece reflejar el deseo por parte del presidente Joe Biden de desmantelar políticas consideradas “vestigios” de la administración anterior de Donald Trump. Paradójicamente, el contexto más amplio de la decisión demuestra una cierta continuidad entre las dos administraciones; a saber, su política vacilante, errática y a menudo ambigua con respecto a Siria. Más allá de un deseo aplicado de manera inconsistente de evitar compromisos importantes, parece haber una ausencia de una estrategia clara con respecto a Siria.

El efecto de esto se siente más allá de las tierras que los kurdos llaman “Rojava”, su zona semi-independiente en Siria. Tiene implicaciones para la posición de Estados Unidos con respecto a Siria en su conjunto y para las políticas en Irak. Los acontecimientos recientes en el noreste de Siria son parte de la falta generalizada de claridad estratégica de Estados Unidos en el Levante e Irak.

La decisión con respecto a la compañía no parece presagiar un cambio importante en la postura de Estados Unidos hacia el noreste de Siria, o Siria en su conjunto. Es decir, parece que se mantendrá la ambigüedad, mientras que no parece inminente una ruptura importante de Estados Unidos con el patrón actual de despliegue en Siria. De hecho, el abandono de la estrategia de “máxima presión” de la administración Trump hacia Irán y sus aliados parece restarle aún más coherencia a la política estadounidense en el noreste de Siria.

La presencia estadounidense en Siria

En la actualidad, Estados Unidos tiene alrededor de 900 soldados en Siria. Cerca de 200 están desplegados en la base de [Al] Tanf en el extremo sur del país, cerca de la frontera con Jordania. El resto se encuentra en el noreste de Siria, en el área controlada por la Administración Autónoma del Noreste de Siria (AANES), un organismo dominado por los kurdos cuyas fuerzas armadas son las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF). Esta fuerza trabaja en estrecha cooperación con Estados Unidos, aunque Washington no reconoce ni tiene relaciones oficiales con la AANES.

La relación con las SDF es el producto de un notable éxito para los partidarios estadounidenses de la contrainsurgencia. La administración Obama en 2014 tomó la decisión estratégica de destruir el cuasi-estado islamista sunita establecido por la organización Estado Islámico (ISIL) en Irak y el Levante (Sham, en árabe). ISIL se declaró califato en la mezquita de al-Nuri en la ciudad iraquí de Mosul, Irak, el 29 de junio de 2014. Habiendo establecido este objetivo y deseando evitar un compromiso terrestre importante de fuerzas estadounidenses, Estados Unidos necesitaba una fuerza local con la que asociarse para la campaña terrestre que sería necesaria para destruir el cuasi-estado de ISIS. El kurdo YPG (Unidades de Protección del Pueblo) fue el socio que el Departamento de Defensa de Estados Unidos identificó para esta misión.

Desde el verano de 2012, las YPG han estado en control de los territorios que se encuentraban directamente frente al avance del Estado Islámico. Era una fuerza capaz, unida y no yihadista, como había quedado claro en combate anterior contra los insurgentes islamistas sunitas en áreas como Ras al-Ain (Sere Caniye) en 2013. Sin embargo, las YPG eran una creación del PKK (Partido de los Trabajadores Kurdos), que está en la lista de grupos terroristas de EE. UU. y la UE, y que está involucrado en la insurgencia contra Turquía.

El Departamento de Defensa de EE. UU. construyó las multiétnicas Fuerzas Democráticas Sirias en 2015 en torno al núcleo del YPG, para evitar acusaciones de que se estaba “aliando” con el PKK o con los kurdos sirios. Las SDF demostraron ser adecuadas para su propósito. Después de una larga y sangrienta campaña, a mediados de 2019, las últimas posesiones territoriales de ISIS en el valle inferior del Éufrates fueron recuperadas por las SDF (con apoyo aéreo de EE. UU.). Esa campaña se presenta justamente como un ejemplo de contrainsurgencia estadounidense exitosa.

Pero, en última instancia, el Estado Islámico no fue la causa principal ni el factor principal de la inestabilidad en curso en Irak y Siria. Más bien, era el síntoma de un proceso más amplio en el que los Estados en cuestión se han fragmentado parcialmente y ya no mantienen el monopolio de la violencia dentro de sus fronteras. Como resultado, se está produciendo una serie de conflictos, en gran parte basados ​​en fuerzas modeladas de acuerdo con los diversos elementos etno-religiosos de las poblaciones de estos países.

Varios actores internacionales, que han captado con precisión esta dinámica, están llevando a cabo estrategias de apadrinamiento de fuerzas dentro del espacio en cuestión para adquirir poder e influencia dentro de estos. Los más importantes son Irán, Turquía y Rusia. Los tres países tienen sus clientes apadrinados dentro de Siria. Estos son, para Irán: el régimen de Assad y las milicias vinculadas al IRGC [Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica] sembradas por Teherán durante la guerra; para Turquía, los restos de la insurgencia islamista sunita contra el régimen de Assad en el norte de Siria; y para Rusia, el régimen de Assad y las estructuras estatales que aún permanecen en pie. Cada uno de estos países está firme y abiertamente comprometido con sus clientes. Están utilizando a los clientes para promover sus intereses económicos y estratégicos.

En comparación, la relación de Estados Unidos con las SDF es parcial e incoherente. Bajo el presidente Donald Trump, la exención a Delta Crescent parece haber sido otorgada como parte de un esfuerzo de los funcionarios de la administración para convencer al presidente de que existía un interés estadounidense concreto (del tipo que él podía comprender) en Siria. Este era el control de los recursos petroleros de Siria, el 90% de los cuales se encuentran en el área controlada por las SDF, para preservar la presencia de Estados Unidos en Siria, por razones distintas al petróleo.

Los funcionarios dentro de la Administración Trump vieron claramente el valor en el control de esta parte de Siria, como una barrera parcial para los avances iraníes, y para retener cierta influencia de Estados Unidos para cualquier arreglo político futuro en el país. Esta es también la opinión de los aliados de Estados Unidos -Israel y Jordania- quienes buscaron evitar la implementación total de las decisiones de Trump de retirar las tropas de Siria en diciembre de 2018 y octubre de 2019.

Las relaciones de Estados Unidos con las SDF desempeñan una función similar a las de otras potencias externas con sus clientes en Siria. Pero falta la claridad de propósito y asociación estratégica en el caso de Estados Unidos. Esto se deriva de la naturaleza parcial y específica del contexto de la asociación, que ahora ha continuado más allá de su contexto inicial (la guerra contra ISIS), pero sin estar claramente definida.

Un funcionario anónimo que habló con The Daily Beast definió el objetivo de la presencia estadounidense en el noreste de Siria como “una derrota duradera a ISIS y Al-Qaeda, una solución política irreversible al conflicto sirio … y la eliminación de todas las fuerzas apoyadas por Irán”. Esto suena coherente y completamente positivo. Pero no está claro en qué mandato descansan estos objetivos y quién decidió estos objetivos, incluso si estos puntos de vista reflejan de hecho la política de la administración, sin importar las perspectivas en el Congreso.

Cabe señalar que la falta de claridad también refleja las posiciones de la AANES y sus órganos asociados. En conversación con este autor, fuentes cercanas a AANES y SDF dijeron que eran conscientes del deseo de la administración anterior de involucrarlos en un esfuerzo regional contra Irán, pero que no tenían ningún deseo de verse envueltos en algún conflicto con Teherán dada su precaria situación estratégica.

No se espera algún retiro

Las decisiones de Trump de retirarse de Siria se derivaron de sus estrechas relaciones con el presidente Erdogan de Turquía. Biden es mucho más cauteloso con Turquía. Biden parece no tener intención de retirarse del noreste de Siria y es menos probable que su predecesor anuncie repentinamente importantes cambios de política. El subsecretario de Estado Joey Hood visitó el noreste de Siria y luego definió el objetivo clave actual de Estados Unidos como “la entrega de asistencia para la estabilización a las áreas liberadas para asegurar la derrota duradera de ISIS”.

Algunos medios regionales han sugerido que el abandono del Delta Crescent podría ser parte de un acuerdo quid pro quo, mediante el cual Rusia podría eliminar su objeción actual al uso del cruce fronterizo Yarubiya desde Irak hacia la parte de Siria controlada por AANES. A fines de 2020, Moscú presionó a la ONU para que pusiera fin a la financiación de programas que traían ayuda a través de este cruce sin permiso del régimen de Damasco. Esto ha provocado un deterioro de la situación humanitaria en esta zona.

Tal racional explicaría el abandono de la exención de Delta Crescent, quien no fue un eje clave de la política estadounidense. Pero la naturaleza errática e intermitente de la política estadounidense conduce a la cautela de los aliados, que luego tienden a cubrir sus apuestas desarrollando relaciones con adversarios u otras fuerzas. Por ejemplo, la AANES actualmente está vendiendo petróleo al régimen de Assad y participando en un importante comercio ilícito de petróleo con elementos basados ​​en la administración autónoma kurda rival en Erbil, en el norte de Irak. Todo esto ocurre en contra de la voluntad de Estados Unidos o sin referencia a esta.

Los kurdos sirios no pusieron esperanzas en la exención de Delta Crescent. Lo que quieren es una exención general para su área relacionada con las sanciones contra Siria, porque su gobierno no debería verse atrapado en políticas relacionadas con los crímenes del régimen de Assad. Pero dada la naturaleza parcial y provisional del apoyo de Washington, es poco probable que se cumpla ese compromiso.

La presencia estadounidense en el noreste de Siria es positiva. Sin él, Washington perdería influencia en Siria, y Rusia e Irán tendrían una mano más fuerte para determinar el futuro del país de acuerdo con su voluntad, en detrimento de los aliados de Estados Unidos. Pero la naturaleza incierta del compromiso de Estados Unidos, tal como quedó reflejado en la última decisión con respecto a Delta Crescent, reduce su valor.

Lo que se necesita es un compromiso coherente de Estados Unidos con el apoyo de los aliados y el enfrentamiento a los enemigos (Irán e islamistas sunitas) en todo el espacio terrestre de Irak, Siria y Líbano. El compromiso limitado en el noreste de Siria formaría parte de cualquier estrategia de este tipo.

Sin embargo, la determinación de Estados Unidos de reducir fuerzas en el Medio Oriente, que caracterizó a las administraciones Obama, Trump y ahora Biden, parece probable que impida el desarrollo de dicha estrategia.

La presencia de Estados Unidos en el noreste de Siria tenía sentido como parte de la política de Trump de máxima presión sobre Irán y la Siria de Assad. La supervivencia de la AANES bloquea parcialmente el acceso iraní a Siria y mantiene a Assad privado de los recursos de petróleo y trigo. Pero dado que la Administración Biden parece estar abandonando esta política y buscando un acercamiento con Irán, la política con respecto a esta área se encamina hacia una incoherencia adicional.

Fuente: JISS  The Jerusalem Institute for Strategy and Security 


SALUD

Tras un anuncio que generó confusión, aclaran desde cuándo rige el fin del uso de tapabocas al aire libre
Luego de la flexibilización de restricciones, el Gobierno aclaró sobre la entrada en vigencia de la nueva medida que elimina ...
Leer Más
¿Estás vacunado y temes contagiarte? Tenemos siete respuestas para ti
Si estás inmunizado, debes pensar en una serie de variables como tu salud en general, el lugar donde vives y ...
Leer Más

ECONOMÍA

Quieren anclar al dólar oficial, blue inquieto
CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES, 21 SEP 2021. Informe económico. Por Salvador Di Stefano. Las medidas adoptadas en base al ...
Leer Más
Jorge Capitanich: "Se están recuperando muy bien los índices en materia económica"
"El macrismo fundió el país", consideró el gobernador de Chaco, quien celebró la "muy buena reunión" encabezada por Alberto Fernández ...
Leer Más
Sin interés privado ni apoyo del sector público Garbarino se acerca al concurso de acreedores
Varios ejecutivos de la empresa renunciaron y se fueron a trabajar a otras compañías mientras que al dueño, Carlos Rosales, ...
Leer Más
Cargando...

NACIONALES

Tras un anuncio que generó confusión, aclaran desde cuándo rige el fin del uso de tapabocas al aire libre
Luego de la flexibilización de restricciones, el Gobierno aclaró sobre la entrada en vigencia de la nueva medida que elimina ...
Leer Más
ÚLTIMA HORA. BUENOS AIRES. SAN MARTÍN: narcotráfico allana dos domicilios. Hay dos aprehendidos, drogas y un pistola calibre 45 secuestradas
SAN MARTÍN, BUENOS AIRES, ARGENTINA, 21 SEP 2021 (Mi Periódico) — Personal de la Dirección de Drogas Ilícitas San Martín ...
Leer Más
Para Aníbal Fernández, Elisa Carrió integró "la mafia de la mesa judicial"
La vínculó con el exoperador prófugo, Pepín Rodríguez Simón. Previamente, desde el piso de un canal de noticias, la referente ...
Leer Más
Quieren anclar al dólar oficial, blue inquieto
CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES, 21 SEP 2021. Informe económico. Por Salvador Di Stefano. Las medidas adoptadas en base al ...
Leer Más
Cargando...

POLICIALES

ÚLTIMA HORA. BUENOS AIRES. SAN MARTÍN: narcotráfico allana dos domicilios. Hay dos aprehendidos, drogas y un pistola calibre 45 secuestradas
SAN MARTÍN, BUENOS AIRES, ARGENTINA, 21 SEP 2021 (Mi Periódico) — Personal de la Dirección de Drogas Ilícitas San Martín ...
Leer Más
BUENOS AIRES. SAN MARTÍN: la policía realizó seis allanamientos en busca del autor del disparo que apagó la vida de  Chiara Ramírez
JOSÉ LEÓN SUÁREZ, SAN MARTÍN, BUENOS AIRES, ARGENTINA, 21 SEP 2021 (Mi Periódico) — La policía realizó este lunes seis ...
Leer Más
Murió el bebé que fue quemado junto a su madre por una joven
Por el hecho, los dos detenidos, una mujer que había sido amiga de la madre del menor y su actual ...
Leer Más
Cargando...

INTERNACIONALES

Hubo prácticas ilícitas para sustentar “verdad histórica” en caso Ayotzinapa
CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO, 22 SEP 2021 (EFE) — Tortura y privaciones ilegales de la libertad, entre otras prácticas ilícitas ...
Leer Más
El FBI confirma que el cadáver encontrado en EE.UU. es de la desaparecida 'youtuber' Gabby Petito y que fue víctima de un homicidio
Las autoridades señalaron que la causa de la muerte sigue pendiente de los resultados finales de la autopsia. WYOMING, EE ...
Leer Más
Mueren 6 personas en un tiroteo en una universidad de Rusia
PERM, RUSIA, 20 SEP 2021 (BBC) — Seis personas han muerto después de que un hombre armado abriera fuego este ...
Leer Más
En Kabul, las mujeres se quedan en casa
Alcalde talibán impone disposición restrictiva KABUL, AFGANISTÁN, 20 SEP 2021 - Las empleadas públicas no pudieron este domingo ir a ...
Leer Más
Cargando...