Lunes Mayo 27, 2019.- Europa

Gran afluencia a las urnas, triunfo populistas

Los socialistas relegados y Alde-Reinassance se ubica tercera

El Partido Popular Europeo lograba imponerse en las elecciones europeas seguidos por los Socialistas, mientras se ubicaba tercera Alde-Reinassance, la formación producto de la fusión de los liberales con el movimiento de Emmanuel Macron, en una jornada que registró la más alta afluencia de las últimas dos décadas.

Según los últimos datos provisorios suministrados por el Parlamento Europeo, los populares sumaban 179 bancas (el 23%) de los 751 en disputa en el hemiciclo, donde los socialistas alcanzaban los 152 (20,2%) y los de Alde los 105 (14%).

Los Verdes, en cambio, lograban 69 europarlamentarios (9,2%).

De este modo el Partido Popular Europeo, siempre según la misma fuente, ganaría en Alemania, Austria, Irlanda, Grecia y Chipre, mientras que los socialdemócratas se impondrían en los Países Bajos, España y Malta.

Los euroescépticos, si se incluye al grupo de Conservadores y Reformistas, pasarían de los 170 escaños, pero no lo suficiente como para bloquear el Parlamento.

La Unión Europea celebró así una gran jornada electoral, con comicios en la mayor parte del continente y una afluencia que no solo fue la más alta en los últimos 20 años, sino que marcó también una reversión de la tendencia con respecto a la caída constante en la participación que se registraba desde 1979.

El director de Comunicación del Parlamento Europeo, Jaume Duch, confirmó que la participación fue cercana al 51%.

Estas elecciones europeas además estuvieron marcadas por el Brexit, el auge de los populismos, la extrema derecha y el fin del bipartidismo. Más que nunca, los votos determinaban el futuro de Bruselas y de los Estados miembros.

Por otra parte, para entender qué impacto tendrá este entusiasmo popular en la composición real de los grupos políticos del hemiciclo de Estrasburgo, de las proyecciones del Parlamento Europeo surge esta imagen: populares y socialistas pierden la mayoría que hasta ahora mantuvieron el equilibrio en Europa, pero conservarían el control al cooptar a los liberales y al movimiento En Marche de Macron, y tal vez incluso a los Verdes, deseosos por hacer pesar los nuevos consentimientos.

Con los resultados dados a conocer, en Alemania los democratacristianos ganan una vez más en las elecciones europeas con la CDU alemana como previsible principal partido de la Eurocámara, pese a la derrota notable al perder 40 escaños a nivel europeo. En Austria, el centro-derecha liderado por Sebastian Kurz, pudo conquistar un gran resultado a costa de su hasta hace unos días socio de gobierno, el FPÖ, envuelto en el escándalo del "Ibizagate". En Hungría, el partido del primer ministro Viktor Orban (Fidesz), de momento en el PPE, consiguió el triunfo con el 52%, una de las mayores victorias de la noche. Ahora solo habrá que esperar qué decide Orban, porque si abandona el PPE, fortalecería a los nacionalistas. Por su parte, los socialdemócratas lograron frenar su desplome gracias a los socialistas españoles y a la participación a última hora de un debilitado Partido Laborista en el Reino Unido, que votó el pasado jueves.

El mejor resultado, entre los soberanos, lo obtiene al final el Brexit Party, de Nigel Farage, que mantuvo su promesa de llevar a Estrasburgo "una horda de eurodiputados euroescépticos". Pero si el Reino Unido sale de la Unión Europea el 31 de octubre, tampoco tendrán algún peso en los equilibrios futuros de la Unión.

En Italia, el Partido Democrático de Nicola Zingaretti consiguió un gran resultado al situarse segundo por tras de la Liga de Matteo Salvini y por delante del Movimiento 5 Estrellas (M5S) de Luigi Di Maio.

En Francia, con el 85% de los votos escrutados, la lista de Reagrupamiento Nacional de la líder de ultraderecha Marine Le Pen se mantiene a la cabeza con 24,53% de los votos, seguido por el partido de Macron, con 21,72%, una distancia que podría acortarse a medida que culmine el recuento.

En Grecia, en cambio, la izquierda radical decepciona, pierde asientos en comparación con 2014 y también ve la derrota de su hombre simbólico, Alexis Tsipras, quien pide elecciones anticipadas.

Según los sondeos de boca de urna (no difundidos por el Parlamento) dan la victoria de los conservadores (32%-36%) frente a la Syriza (25%-29%).

Con estos resultados las elecciones ahora abren una gran incógnita: quién será el próximo presidente de la Comisión Europea. Los candidatos con más posibilidades son el conservador alemán Manfred Weber y el socialista holandés Frans Timmermans. (ANSA).