Sábado Julio 27, 2019.- Italia | Roma

Carabinero apuñalado, indignación y más

Apuñalado por estadounidenses en Roma. Arden las redes sociales

Lee Elder Finnegan, de 19 años, y Gabriel Christian Natale Hjorth, de 18 años, ambos californianos y de vacaciones en Roma, quedaron detenidos hoy sospechados de intento de extorsión y asesinato de un carabinero, en un caso que enciende sensaciones y comentarios de todo tipo en Italia.

La víctima es el subjefe de policía Mario Cerciello Rega, de 35 años, que fue muerto en la noche entre jueves y viernes.

En la habitación del hotel hasta donde fueron rastreados los jóvenes estadounidenses se encontró un cuchillo grande y manchado de sangre, oculto detrás de un panel del techo, y la ropa usada durante el ataque. Uno de los dos estadounidenses, Finnegan, reconoció sus responsabilidades al afirmar que él fue el autor material de la puñalada, dijeron fuentes de la investigación.

Los dos jóvenes buscaban drogas en Trastevere, pero la sustancia que compraron fue una simple aspirina y, después de darse cuenta de que habían sido engañados, robaron la mochila del proveedor que contenía su teléfono celular. Poco después, el hombre los contactó llamando a su número de teléfono y pidió que le devuelvan su mochila, pero tras eso llamó al 112 (urgencia policial) para comunicarle que le habían robado y que había acordado con los dos estadounidenses ladrones que le devolverían su bolso. En este punto, a la hora señalada, dos policías vestidos de civil se dirigieron a Via Pietro Cossa, en el distrito de Prati, un área central llena de abogados y familias de clase media.

Allí se encontraron con los dos muchachos estadounidenses con los que se desató una lucha violenta durante la cual Cerciello Rega recibió ocho puñaladas.

"Cuando escuché a Mario gritar, dejé a ese hombre y traté de salvarlo, perdió mucha sangre", dijo el colega del oficial de policía asesinado.

"No pensé que fuera un carabinero, tenía miedo de ser engañado de nuevo", dijo Finnegan, el ciudadano estadounidense que confesó ser el autor material del asesinato.

"Los sospechosos fueron filmados por las cámaras de vigilancia, no se escaparán. Al parecer no son italianos, ¡qué sorpresa!", comentó el viernes por la mañana el vicepresidente y ministro de Interior, Matteo Salvini. También clamó: "trabajos forzosos para siempre" para esos "dos bastardos".

Los internautas italianos se expresaron en el mismo tono, incluida una parte de la clase política, mientras que las redes sociales arden en las últimas horas con mensajes referidos al tema, que van desde la indignación a la venganza.

La cámara funeraria del sargento adjunto será mañana, de 16 a 20.30 en la capilla de Piazza Monte di Pieta, a pocos pasos de la estación de policía en Piazza Farnese, donde sirvió durante años. El funeral se celebrará el lunes en Somma Vesuviana, en la iglesia de Santa Croce, donde el carabinero se había casado hace un mes y medio y será enterrado el en su ciudad natal, a los pies del Vesuvio, en presencia de numerosos representantes del Estado.